• Por admin_armonizacion
  • 6 noviembre, 2018
  • 257

La piel de los párpados es de las más delgadas del cuerpo y está sometida a grandes movimientos musculares. En la juventud la textura es consistente y suave, la superficie es lisa y el color es uniforme, a medida que envejecemos, el hueso de la órbita se ensancha provocando un mayor hundimiento del ojo y una mayor grasa bajo éste provocando ojeras más prominentes. Un signo de envejecimiento precoz es la profundización del surco lacrimal o valle de las lágrimas, u ojera., es decir, se produce una demarcación entre la delgada piel del párpado y la gruesa piel de la mejilla.

Las ojeras tienden a entregarle al rostro signos de fatiga y cansancio, además de hacernos ver de mayor edad. Para mejorar esta situación la opción mínimamente invasiva es una excelente alternativa.

La solución

Las ojeras hundidas son las ideales para rellenar con Ácido Hialurónico. El resultado es un rostro más descansado y juvenil. Este ácido da soporte a los tejidos para que esta zona se vea más pareja y mejora la calidad de la piel del contorno de los ojos.

¿Cómo se aplica?

Se inyecta ácido hialurónico en la zona del surco lacrimal para rellenar y levantar el sector. Es un procedimiento ambulatorio y rápido sin producir moretones, con la posibilidad de insertarse inmediatamente a las actividades diarias.

¡Dale a tu mirada la vitalidad que tanto esperas!